Relación Precio-Calidad

el

Van varias veces en este blog que hablo de un concepto muy importante en el mundo de la comida, este concepto es llamado “precio- calidad”.La relación precio-calidad es una unidad subjetiva para medir que tan bueno es un producto, que no se puede comparar con otro. Hay dos grandes problemas para medir la calidad en el mundo de la comida:

El primero: todos los paladares, gustos y preferencias son diferentes.

El segundo: no todos los productos quedan alcance económicamente por la mayoría de las personas y el costo de la materia prima, en algunas ocasiones dicta el sabor y la calidad del alimento.

La manera más fácil de explicar este concepto, la encontramos en el mundo del vino, en el cual las botellas van desde los $35 mexicanos hasta los cienmiles; pero antes de empezar de lleno con el tema, entendamos un poco sobre el concepto.

Este se divide en dos:

Precio: el costo del producto, que tanto me cuesta adquirir el producto deseado. Este si se mide en pesos, es tangible y cuantificable.
Calidad: que tan bueno es el producto. Esa palabra me parece mal empleada en esta definición, debido a que aquí la palabra “calidad” se refiere a que tanto me gusta algo, más que a ver si un producto está bien hecho.

La suma de estos dos nos da como resultado el concepto “precio-calidad“:

Relación Precio-calidad: que tan bueno y cuanto me gusta un producto, comparado con su costo.

Regresando al ejemplo del vino, hay vinos que van desde los $35 y estos no se pueden comparar con un vino de $3,000 o $30,000, entonces cómo se emplea el concepto, ejemplo:

Mediremos con números del 1 al 5: calidad, 5 lo mejor y de ahí para abajo, el precio lo mediremos al revés 5 lo más económico y 1 lo más costoso.

$35: 4 de calidad y 5 en costo. Relación Precio-calidad increíble: muy bueno y muy barato.

$3,000: 4 de calidad y 3 en costo. Relación Precio-calidad media: tiene buena calidad pero es más caro.

$30,000: 5 en calidad y 1 en costo. Relación Precio-calidad malo: es extraordinario el vino, pero es muy caro para mí.

Ahora que vemos en este ejercicio; la calidad se dicta por mi paladar, que tanto me gusta cada uno de los vinos y el precio más que por el precio del producto, se dicta por mi cartera, para mí $30 mil es mucho pero para un millonario es poco, probablemente para un millonario el tercer vino tiene buena relación precio-calidad.

Este concepto es totalmente subjetivo y personal, pero es la mejor manera de medir algo incuantificable y poco comparable. 

Ahora lo más importante es:

EL HECHO DE QUE ME GUSTE UN PRODUCTO, NO LO HACE UN PRODUCTO BIEN HECHO.
Un producto bien hecho se puede medir, si el producto está bien hecho, deberá cubrir ciertos requisitos, en su producción, en el trato, en la calidad de la materia prima, las instalaciones y las técnicas, etc. Y generalmente estos requisitos son dictados por las tendencias en la cocina, en las técnicas de cocina y las enseñanzas de las personas que dictan la gastronomía en su más alto nivel.

Este concepto se puede y debe de aplicar a todo lo que yo pruebo, recordando que es una apreciación personal y recomendando de la misma manera, lo que a mí me gusta puede que no le guste a los demás y lo que para mí es barato puede ser caro para otras personas y biceversa.

Bebovino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s