Los Toneles 

En San Luis Potosí se encuentra un restaurante de corte argentino que te envuelve en una atmósfera muy parecida a la de una cava, con la diferencia de la buena iluminación que hay en este gran lugar.

Por azares del destino, me tocó conocer el restaurante donde trabajan dos buenos amigos de ya viejos trotes, Luis gerente del restaurante y Vale el Sommelier, el trato siempre se paga de la misma manera y en ocasiones anteriores a mi me tocó ser el anfitrión, hoy los papeles se invirtieron y recibí un trato tan cálido como en casa. 

Nos recibieron con un Agua de Lourdes, que por si no sabían es orgullosamente Potosina , una empresa que en 1937 empezó a embotellar esta agua mineral, que  algunas personas le atribuyen propiedades curativas, de eso yo sé muy poco , por no decir nada; pero de lo que si sé, es de gastronomía y esta agua se presenta muy balanceada, sin ser agresiva como otras aguas minerales, sales bien equilibradas sin aristas marcadas. La vieja botella retornable no es más que muestra de su calidad, es rara la manera en que cambian las percepciones con el tiempo, hace algunos años el plástico dominaba y la tendencia era modernizar y ahorrar con esta clase de recipientes, hoy una botella de vidrio de más de 30 años,  representa la calidad y cuidado del producto, el peso de ese pequeño recipiente era increíble comparado con su capacidad volumétrica y esto como ya lo dije es un reflejo del cuidado que tiene la empresa por su producto.

Después en la mesa se abrió paso una tostada de atún, grandes trozos de atún crudo (como se debe de comer) montados en una tostada de maíz que no tenía más gracia que la de sostener esta torre de pescado que terminaba siendo coronada con aguacate, poro frito, bañado en una salsa de soya. El atún se sentía fresco con una textura un tanto fibrosa, típica del atún, aromas y sabores potentes sin llegar a ser agresivos, la parte crocante estaba arriba y abajo el poro y el maíz se expresaban bien cumpliendo su labor, el aguacate siempre con su bello toque, la salsa de soya logró el equilibrio y sobre todo realzó todos los sabores presentes ya en el plato, realmente una tostada excepcional.

Para cerrar nos sirvieron un asado, en el cual sobresalían el vacío un corte argentino que en México es conocido como “falda” un corte que se ubica en la zona lateral trasera de las vacas, las costillas y los huecos de la cadera, y junto a este corte una revoltura de verduras asadas con queso parmesano. Entre las verduras destacaba los espárragos y la berenjena, sin embargo también había pimientos verdes y rojos, cebolla asada y un poco de tomate, pero todo esto solo se presenta como el pretexto para no sentirnos mal al saborear aquellos 800 gramos de carne de la mejor calidad, el vacío siempre es un poco fibroso pero eso no impide que sea delicioso para comer, a término medio que es como yo lo prefiero y si se pude agregar un poco de chimi que mejor. En general el corte me gusto y las verduras también, pero definitivamente la estrella fue la tostada de atún.

Los Toneles un lugar de tradición en San Luis Potosí, el que sin duda alguna recomiendo.

Bebovino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s